PROTEGE TU CASA Y NEGOCIO DE BRUJERÍA, ENVIDIA, MAL DE OJO

¿Crees que tú o alguien de tu entorno tiene mal de ojo? Esta condición afecta al bienestar de las personas ya que llama a las energías negativas e impide el flujo de las positivas. Muchos signos pueden indicarte que tienes mal de ojo como, por ejemplo, mal humor, tener miedo sin saber por qué, estar con niveles muy altos de estrés, etcétera. Desde siempre se ha creído que el mal de ojo puede evitarse gracias al poder de piedras o de amuletos, así como mediante la práctica de hábitos de vida beneficiosos para la salud. En unComo hemos hecho una recopilación para que aprendas cómo protegerse del mal de ojo y consigas mantener alejadas las malas energías rodeándote, únicamente, de las buenas.

Antes de mostrarte cómo protegerse del mal de ojo vamos a ayudarte a que sepas detectar esta situación y así saber si los síntomas que estás experimentando pueden deberse a que te hayan echado un mal de ojo. Es importante aclarar que este conjuro se basa en la idea de que las personas somos energía y, por tanto, cuando estamos rodeados de energía negativa puede influenciarnos en nuestro día a día, en nuestra salud y en nuestro estado anímico. El mal de ojo, pues, se encarga de modificar la energía de nuestro entorno para que se vuelva negativa y, por tanto, nuestra vida no fluya correctamente.

Tienes que saber que los niños son los más vulnerables a padecer esta condición y puedes saber si tu hijo lo padece porque experimentará signos como los siguientes:

  • Falta de apetito
  • Vómitos y diarrea
  • Llantos descontrolados sin causa concreta
  • Falta de sueño
  • Aparición de manchas en la piel

Entre los adultos, el mal de ojo no afecta tanto a la salud sino que las dolencias son de índole psicológica. Una persona que está maldecido con este conjuro suele notar alteraciones en su bienestar como, por ejemplo, nerviosismo, sensación irracional de miedo, paranoias, etcétera. También pueden padecer vómitos, mareos o náuseas pero en menor medida que los niños.

De todas formas, al ser síntomas tan genéricos, en unComo te recomendamos que antes de creer que tú o tu bebé tenéis mal de ojo, descartes cualquiera otra enfermedad que puede producir este cuadro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *